sábado, 15 de octubre de 2011

Veteranía, visitas, timos, actividades y esguinces


Así como quien no quiere la cosa, han pasado ocho meses de mi llegada Lefkada. Cada día quince, hago un recuento mental de los meses que llevo como EVS. En esta ocasión, el día 15 de octubre me ha convertido también en la voluntaria más antigua de Solidarity Tracks ya que Alba y Gundega han acabado oficialmente su EVS. 
Este último mes ha sido bastante activo. Por eso, no he tenido tiempo de escribir aquí. Ahora que estoy casi sin poder salir de casa aprovecho para volver a dedicarme al blog. Mi situación de cierta reclusión se debe a dos motivos. Primero, las fuertes lluvias han regresado y, debido al mal estado de la canalización del agua, se hace difícil ir por la calle sin canoa. Segundo, un esguince en el pie derecho me tiene desde hace dos semanas con el pie vendado y cojeando.

Como comenté, al principio del pasado mes, me fui a visitar a Sandra a Serres. Esos días me vinieron de maravilla para desconectar y cambiar de aires, cosa que en ese momento necesitaba. Me enseñó su ciudad, Serres, visité su estudio de radio y festejamos su cumpleaños en Thessaloniki. Una ciudad que me encantó y que le da mil vueltas a Atenas en todos los sentidos. Sin embargo, como suele ser habitual  cuando Sandra y yo nos juntamos, acabamos siendo ligeramente timadas… pero muy contentas ¡oiga! Este es sólo un ejemplo: lo que en un principio parecía una ganga de autobús turístico (por sólo dos euros visitaríamos los lugares más importantes de la ciudad) acabó siendo una hora dentro de un autobús urbano (normal y corriente) con cristales OPACOS y que no hacía paradas. Bueno, sí, podías bajar, visitar el lugar y esperar una hora a que el autobús volviera a hacer el recorrido pero…NO te garantizan que eso vaya a pasar. Estas son las vistas que disfrutamos desde el autobús “turístico”.

En realidad me quejo un poco por quejarme (bueno, porque me encanta quejarme, mejor dicho) ya que lo cierto es que disfruté mucho de esos días en Serres y Thessaloniki y me encantaron ambas ciudades.

Tras este viaje, a mi vuelta a Lefkada participé en un Training Course que Solidarity Tracks organizó. Una actividad que comentaré en la siguiente entrada (puede que sea dentro de una semana como dentro de dos meses…) y de la que acabé con el esguince antes mencionado. La visita a la sanidad pública griega también merece mención aparte… sobre todo, cuando no conoces el protocolo y con el idioma vas regulera.

Esto es todo por el momento. Me gustaría actualizar más a menudo y tengo algunas ideas para futuras publicaciones aquí pero la falta de tiempo me lo impide en algunos casos.