jueves, 28 de octubre de 2010

El maravilloso mundo de los disfraces de Halloween

Se acerca la noche de Halloween, una fiesta reciente en España pero que empieza a convertirse en un referente de nuestro calendario. Los locales, adornados con una temática terrorífica, se preparan para acoger a todo tipo de gente dispuesta a dar miedo y a sorprender con sus disfraces.
La elección de un buen disfraz puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza. Aunque, en realidad, depende. Si se piensa eso de "me disfrazo simplemente por ir disfrazado" la cuestión se hace mucho más sencilla. Siempre se puede acudir a los clásicos del terror y problema solucionado. Algunos ejemplos son vampiro, zombie, frankenstein, bruja...Su caracterización es fácil (podemos comprar lo necesario en cualquier tienda de disfraces o utilizar ropa propia) y es reconocible por todo el mundo (no hay cosa peor que tener que estar diciendo todo el rato de qué vas disfrazado).
Ahora bien, si lo que queremos es ser original y soprender la cuestión es diferente.

viernes, 22 de octubre de 2010

Incomprensible "exceso verbal"

Desde que José Luis Rodríguez Zapatero llevará a cabo la reestructuración de su gobierno el pasado 20 de octubre, todo el panorama político español ha dado su opinión. La decisión más criticada ha sido el nombramiento de Leire Pajín como nueva ministra de Sanidad. Pero, sin duda, los comentarios más polémicos han sido los del alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva.
El alcalde popular declaró a Onda cero: «La Leire Pajín, una chica preparadísima, hábil, discreta, que va a repartir condones a diestro y siniestro por donde quiera que vaya y que va a ser la alegría de la huerta». Para concluir, dijo: «Tengo que decir que cada vez que le veo la cara y esos morritos pienso lo mismo, pero no lo voy a decir aquí».
Tras el gran revuelo mediático - político causado por sus declaraciones, De la Riva pidió disculpas por lo que él califica como un "exceso verbal" por su parte.
No hace falta que comente lo desafortunadas (por decirlo suavemente) que son sus palabras (¡bastante se ha dicho al respecto en todos los medios!).
Lo que me pregunto es cómo alguien que se dedica a la política y llega a ser alcalde de una gran ciudad puede cometer una torpeza de tal calibre. No entiendo la necesidad de hacer públicamente unas declaraciones como esas. Me parece inconprensible que alguien que ocupa un cargo político no mida sus palabras y sea capaz de realizar un "exceso verbal". De hecho, casi por definición, ningun político se lo puede permitir.Son gajes del oficio. 
El hecho de que se produzca algo así, solo refleja la deficiente talla política que tenemos en este país.