jueves, 28 de octubre de 2010

El maravilloso mundo de los disfraces de Halloween

Se acerca la noche de Halloween, una fiesta reciente en España pero que empieza a convertirse en un referente de nuestro calendario. Los locales, adornados con una temática terrorífica, se preparan para acoger a todo tipo de gente dispuesta a dar miedo y a sorprender con sus disfraces.
La elección de un buen disfraz puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza. Aunque, en realidad, depende. Si se piensa eso de "me disfrazo simplemente por ir disfrazado" la cuestión se hace mucho más sencilla. Siempre se puede acudir a los clásicos del terror y problema solucionado. Algunos ejemplos son vampiro, zombie, frankenstein, bruja...Su caracterización es fácil (podemos comprar lo necesario en cualquier tienda de disfraces o utilizar ropa propia) y es reconocible por todo el mundo (no hay cosa peor que tener que estar diciendo todo el rato de qué vas disfrazado).
Ahora bien, si lo que queremos es ser original y soprender la cuestión es diferente.




Una opción es utilizar la actualidad. Por ejemplo, el año pasado triunfaron los difraces de las hijas de ZP.
 

También es muy recomendable que el disfraz sea de nuestra talla para no forzar en exceso la tela...


 Por otro lado, si el disfraz que habeis elegido esta hecho de pelo, procurad que vuestra madre no lo utilice para limpiar los cristales. El pelo puede que no quede demasiado suave (pobre Alf...)







Por último, me gustaría hacer una petición. Evitad en la medida de lo posible utilizar vuestras mascotas. Ellos nunca lo harían...
Antes de ser tan crueles con un animal, pensadlo mil veces y plantearos la posibilidad de vestiros vosotros mismos como uno de ellos.

1 comentario:

una soñadora utópica dijo...

jamás entenderé porque hay gente que hace eso a sus mascotas...